A Fondo A Fondo
viernes 11 de marzo de 2016

¿Cómo mantener la dieta en Pascua?

La tentación del huevo de chocolate es una prueba tan dura como la rica y dulce mesa de la Navidad.

Se acerca una de las peores épocas del año –luego de Navidad–: Pascua. Está llena de huevos y otras figuras de chocolate, pero también de reuniones familiares cargadas de calorías. Entonces, ¿Cómo mantener la dieta en Pascua?

Saber poner límites

Es Pascua, y la idea de no comer ni siquiera un trozo de chocolate no es la mejor. Lo ideal es que sepamos entender los límites, y que disfrutemos de la comida sin culpas. Ya no solo por cuidar nuestro peso, sino también nuestra salud: un atracón de comida nos causará indigestión y problemas estomacales.

Por eso, lo importante es comer de todo un poco, sin cambiar mucho los hábitos alimenticios. Por ejemplo, no te saltes el desayuno, no comas más de un plato –normalmente no lo haces, ¿por qué hoy sí?–, ten a mano snacks saludables para no picotear todo el día chocolate. Si tienes miedo de perder el control, puedes ir anotando lo que comes y la cantidad de calorías que llevas, de forma que no comas un exceso.

Elegir bien el huevo de Pascua

Puede que tú seas de esas personas con fuerza de voluntad, que son capaces de comer un pedacito de chocolate y luego seguir con su día. Pero la mayoría somos de aquellos que seguimos comiendo hasta que no haya más huevo de Pascua.

Por eso, es especialmente importante elegir bien el huevo de Pascua. Los más pequeños son ideales si no los vamos a compartir, mientras que los grandes son únicamente para compartir en familia.

Los huevos de 400 gramos aproximadamente, suelen tener la cantidad diaria recomendada de calorías para un persona, y casi el doble de grasas necesarias. Por ende, estarías consumiendo dos veces más de lo que debes en el día.

Otro punto importante a tener en cuenta es el tipo de chocolate que elegimos: es mucho mejor optar por calidad antes que por cantidad, para nuestra salud, y aparte porque nos sentiremos más satisfechos con algo rico. Mientras más negro es, más puro es el chocolate.

Consume el chocolate como postre: comer el huevo de Pascua con el estómago vacío aumentará tus niveles de azúcar en sangre, haciendo que tu cuerpo sienta hambre más rápidamente.
Fuente:

Más Leídas