A Fondo A Fondo
domingo 18 de junio de 2017

Cómo es perder el sentido del gusto y el olfato

Las vacaciones son sobre la comida, entonces ¿Qué pasa cuando no tienes gusto u olfato?

Las vacaciones son sobre la comida, pero imagina que el olor y el sabor de todas tus comidas favoritas desaparecen de un momento a otro. Las galletas de navidad serían igual de apetitosas que el aserrín. El sabor del ponche de huevo sería espeso, se sentiría como grasa sobre la lengua y cualquier rastro de nuez moscada o vainilla estaría completamente ausente. Comer un pedazo de pavo asado sería el equivalente a mascar cartón corrugado.

Así fue un reciente y oscuro periodo de mi vida. Una infección sinusal, además de un embarazo y el hecho de no poder tomar ningún medicamento anticongestionante me dejó con anosmia temporal, me transformé en una persona que no podía oler y, por consecuencia, no podía experimentar los sabores.

Si bien es difícil perder el verdadero gusto —la habilidad de detectar lo dulce, salado, amargo, agrio o umami (sabroso) a través de las papilas gustativas—, perder el sentido del olfato es algo muy común. Un sentido del olfato disminuido significa que las moléculas volátiles no pueden ser detectadas; aquellas moléculas que viajan por el aire y nos ayudan a experimentar y disfrutar el sabor.

"Las personas tienen la idea que todas las sensaciones provienen desde la boca, pero no es así. Algunas provienen desde la nariz", explicó Beverly Cowart, una profesora de otorrinolaringología en la universidad Thomas Jefferson de Philadelphia e investigadora en el centro Monell de sentidos químicos. El no tener sentido del olfato significa que "no puedes distinguir cereza o vainilla, o chocolate y fresa", dijo.

Si bien la anosmia parece no ser dañina, puede ser muy desagradable para el tres a seis por ciento de la población que la sufre. En mi caso, el cocinar y comer se transformó en una tarea depresiva e utilitaria. El yogurt de lima sabía un poco amargo y no tenía nada de gusto. Un pequeño sorbo de vino era horrible, sentía todo el tanino amargo y nada de las frutas maduras o el sabor floral. Cociné sopa de curry Thai y pensé que estaba picante, pero fue muy difícil saberlo con certeza.

"Puede ser una experiencia muy solitaria para las personas", dijo Cowart, "la mayoría de nuestras interacciones sociales gira alrededor de la comida. Es frustrante no poder ir a la casa de alguien y decirle que realmente te gustó la comida que preparó".

La anosmia también puede ser peligrosa (piensa en no poder oler el humo de un incendio), o puede tener consecuencias que terminan con tu carrera. "Los bomberos, trabajadores de gas e incluso los policías necesitan el sentido del olfato para poder detectar marihuana, alcohol o una fuga de gas", dijo Cowart, "conozco personas en esas profesiones que han sido despedidas porque no pueden oler".

Por suerte mi trabajo no requiere sentido del olfato. Y mi anosmia fue causada por una rinosinusitis, lo que significa que mi sistema olfativo quedó desbloqueado luego de 10 miserables días sin sentir ningún sabor.

Algunas personas no tienen la misma suerte. La anosmia puede ser causada por un virus o una lesión en el cráneo que daña las neuronas necesarias para el olfato; las opciones de tratamiento son limitadas cuando están involucradas las neuronas. Según Cowart, las investigaciones sugieren que la exposición a ciertos olores puede servir, en algunos casos, para entrenar la nariz y el cerebro, lo que conduce a cierto nivel de recuperación.

"Francamente es el único tratamiento que tenemos para la pérdida del olfato relacionada al daño en los nervios", dijo Cowart. No existe una cura milagrosa para la anosmia causada por daño a las neuronas, "no es algo que se pueda solucionar rápidamente. Es algo con lo que las personas deben comprometerse", agregó, "y parece funcionar mejor si las personas comienzan antes, en vez de esperar por años".

Otro hecho más depresivo es que el sentido del olfato disminuye con los años y dos tercios de las personas reportan alguna tipo de pérdida del olfato a los 70 u 80 años. Aquí estoy para decirles, que disfruten otro mantecado de vainilla en estas vacaciones, ahora que pueden. Yo ya probé el futuro y no tiene mucho sabor.
Fuente: Infobae.com

Más Leídas