A Fondo A Fondo
domingo 07 de agosto de 2016

Cómo aprovechar el blanqueo

Finalmente el blanqueo ya está en marcha. E 1 de agosto fue la fecha de largada, y estos son días de consultas y análisis. Hemos visto muchas columnas al respecto, pero una de las dudas más escuchada para aquellos que deciden blanquear dinero en efectivo, o cuentas en instituciones financieras nacionales y extranjeras, es ¿cómo puedo hacer para no pagar el impuesto especial?
El impuesto especial es una alícuota por única vez que se paga sobre el importe total a declarar. Si el importe es inferior a $305.000 no se debe abonar ningún impuesto. Si el importe es superior a esta cifra pero inferior a $800.000 la alícuota es del 5%. Mientras que si supera los $800.000 la alícuota aumenta a 10% hasta el 31 de diciembre, y del 15% entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2017. La ley incorpora la posibilidad de no pagar esta alícuota mediante tres alternativas:
1) Hasta el 30 de setiembre adquiriendo un título público emitido por el Estado nacional, en dólares, a 3 años, con cupón de 0% e intransferible.

2) Hasta el 31 de diciembre adquiriendo un título público emitido por el Estado nacional, en dólares, a 7 años, con cupón de 1% anual e intransferible los primeros 4 años. Con la gran ventaja que sólo se debe inmovilizar 1/3 del monto a blanquear en el mismo, quedando los restantes 2/3 de libre disponibilidad.

3) Suscribiendo cuotas partes de fondos comunes de inversión cerrados cuyo objeto sea invertir en proyectos de infraestructura, inversión productiva, inmobiliarios, energías renovables, Pymes, préstamos hipotecarios actualizados por UVI, desarrollo de economías regionales y demás objetos vinculados a la economía real. Esto por un plazo no inferior a 5 años contados desde la fecha de suscripción.

Desde Chimpay hemos realizado distintas simulaciones para intentar determinar la mejor alternativa. La alternativa del título a 3 años es claramente inferior a todas las demás. La 3 sólo será interesante si los fondos logran otorgar una rentabilidad superior a 10% anual en dólares. Mientras que la 1 es claramente la ganadora. De hecho esta última alternativa fue incluida en el proyecto de blanqueo a último momento, previo a la votación, como aquella que iba a traccionar la mayor cantidad de adhesiones, en especial de cuentas que se declaren en el exterior.

Ahora si nuestra alternativa es volcar una inversión a proyectos propios o a inversiones en el sector real, y queremos comparar entre pagar el 10% del impuesto e invertir el 90%, contra inmovilizar 4 años 1/3 del monto blanqueado e invertir los 2/3 de libre disponibilidad, existe una rentabilidad exigida que hace más interesante pagar el impuesto. Esa rentabilidad es de alrededor del 10% anual en dólares nuevamente. Por lo que sólo si estamos analizando un proyecto capaz de otorgar esta rentabilidad deberíamos optar la misma.

Por todo esto, estamos en ante una ley que tenderá a beneficiar principalmente al mercado de capitales. Lo que para muchos a priori puede parecer que sólo beneficia al sector financiero y no al sector real. Como algunos dirán: sólo fomenta "la timba" financiera. Nada más alejado de esto. Nunca debemos perder de nuestra mente que el mercado de capitales es sólo un intermediario entre inversores con fondos ociosos para colocar, y empresas y emprendimientos del sector privado necesitados de financiamiento. En los países desarrollados, e incluso en algunos emergentes, el mercado de capitales es la principal herramienta para financiar proyectos de largo plazo.

Generalmente se dice que el banco es la herramienta para financiar capital de trabajo, y el mercado de capitales para financiar proyectos de largo plazo. Nunca olvidemos que cuando invertimos en acciones estamos comprando una participación en una empresa que tiene actividades en el sector real, que produce, y que genera puestos de trabajo.

Si esta ley ayuda al desarrollo de un mercado de capitales con mayor profundidad, liquidez y volumen de operaciones, sin dudas se generarán grandes beneficios para la economía. Esto también nos lleva a concluir que es un buen momento para que las empresas que aún no se han acercado al mercado de capitales, empiecen a hacerlo.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas