A Fondo A Fondo
domingo 29 de mayo de 2016

Cementerio de animales, una pesadilla mendocina

De mal en peor. Al Gobierno le urge solucionar el problema del Zoológico para concentrarse en otros temas de mayor gravedad

Para ilustrar la pesadilla que vienen padeciendo los últimos gobiernos provinciales con el Zoológico, viene como anillo al dedo uno de los títulos emblemáticos de Stephen King, Cementerio de animales.

Fue un ponderado relato que sirvió de inspiración a una película, dirigida por Mary Lambert, e incluso a una canción de Los Ramones.

Cementerio de animales es una historia de terror.

Terror que en el caso mendocino supera en extensión a la novela: se ahonda y enmaraña a medida que cambian las administraciones, de cualquier signo que sea.

¿Y por qué se marcha en un plano inclinado, siempre hacia abajo, en vez de irse aclarando o mejorando?

Por temor. Por falta de decisión o de carácter. Por pereza tóxica.

"Es una de esas problemáticas típicas en donde se pagan costos políticos siempre, se haga lo que se haga", explica uno de los funcionarios de Alfredo Cornejo que más sufren la situación. "Por eso nadie se quiso meter a fondo en estos años y se ha ido zafando con parches, con acciones meramente circunstanciales".

Una maraña de locos
Con la gran cantidad de inconvenientes de grueso calibre que presenta hoy la realidad, para el Gobierno de la provincia el Zoo representa un dolor de cabeza insólito e incómodo por demás.
Debería ser una cuestión secundaria, pero por la sensibilidad que despierta en la sociedad se ubica, día a día, en el centro de la agenda pública.

Convergen allí diversos haces: la natural simpatía de la gente por los animales, la militancia ferviente –al bordo del fanatismo– de las asociaciones ecologistas, el anquilosamiento burocrático a través de los años, la cuota gremial que les permite recuperar algo de su iniciativa flamígera a dirigentes como Raquel Blas, la contraofensiva desmemoriada de la oposición, etcétera.

A ello se suma la escasa cintura política de la directora del establecimiento, Mariana Caram, para moverse hacia adentro y hacia afuera; y, ahora, el ingreso de la Justicia para investigar las lesiones y las muertes de los animales.

Un combo infernal.

Cortar por lo sano
La madeja debe desenrollarse con celeridad para concentrar los esfuerzos en cuestiones de más largo alcance como las tarifas de los servicios o la problemática económica.

Es lo que intentará el Gobierno.

La idea predominante es dar el debate, de una vez por todas, de cara a la sociedad, en un proceso que no dure más de tres meses.

La mira sigue apuntando, con firmeza, al ecoparque. Un proyecto que, inevitablemente, seguirá contando con defensores y detractores.

"Necesitamos dar certezas. Entre otras cosas, para que no nos sigan ganando el discurso en torno a la muerte de los animales", indican en el gabinete.

Como sea, urge salir del círculo vicioso que asfixia, con su negligencia, al Zoológico mendocino.
Una agenda muy dura
Uno de los temas que generan tanta antipatía en la sociedad como el Zoo, pero cuyas consecuencias negativas son enormemente más vastas, es el de los aumentos de tarifas.

Aquí el gobierno de Alfredo Cornejo se encuentra entre la espada y la pared. Por un lado, no tiene mayor responsabilidad, por cuanto la decisión de fondo pertenece a la Nación.

Pero por otra parte, el radicalismo mendocino es parte sustancial de la alianza Cambiemos. No puede hacerse el zonzo y mirar para otro lado.

Al mismo tiempo, los funcionarios locales admiten, por lo bajo, que al ministro de Energía, Juan José Aranguren, se le fue la mano.

"Debió haber contemplado el costo social y el impacto brutal que significan los incrementos tan abruptos", es el reclamo, susurrado o no tanto.

Por eso el Ejecutivo provincial, aunque no pueda festejarlo a viva voz, recibió como un regalo del destino la disposición de la jueza federal Olga Pura Arrabal, quien al aceptar una acción de amparo de Protectora suspendió "por tres meses improrrogables" el tarifazo del 700% en las boletas de gas.
Enargás tendrá un techo del 80% para los ajustes del nuevo período.

"La cautelar nos vino bien. Permitirá que nos sentemos a hablar en otros términos con el Gobierno nacional", admiten los negociadores de Cornejo.

Como es sabido, Mendoza reclamará ante la Nación contar con tarifas diferenciales como La Pampa o la Patagonia.

El tema adquiere gran relevancia porque además de la angustia que el tarifazo produce en los hogares, impacta también en la actividad económica. Y promover políticas de reactivación, por ejemplo, en el Sur provincial es una de las prioridades.

Otros frentes conflictivos
Visto en perspectiva, el embrollo del Zoológico es muy menor, como dijimos, ante problemáticas actuales como la del empleo o la necesidad de minimizar los daños que producirá el cierre del Aeropuerto.

Mientras tanto, va tomando cuerpo la idea de promover la boleta electrónica en el sistema electoral mendocino.

Debutaría en las elecciones municipales de Santa Rosa, cuyas primarias, por ahora, pintan para setiembre y la general para diciembre.

Algo novedoso, menos mal, entre tantos contratiempos endémicos que atascan la provincia.
Fuente:

Más Leídas