A Fondo A Fondo
miércoles 24 de agosto de 2016

Batalla contra el único "lago asesino" que hay en Europa

Una laguna artificial de España acumula 80.000 m3 de CO2. Podría convertirse en una nube letal.

El Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y la Junta de Andalucía van a colaborar para minimizar los riesgos de una laguna artificial, la Corta Guadiana, ubicada en las antiguas minas de Puebla de Guzmán (Huelva, España), que mantiene en su fondo unos 80.000 metros cúbicos de dióxido de carbono (CO2). Una repentina ascensión a la superficie de esta bolsa de gas podría convertirse en una nube letal para todo ser vivo que se encuentre en los alrededores.

Hasta ahora había precedentes en África de la existencia de estos lagos asesinos, pero el de Huelva es el primero que se conoce en Europa gracias a las investigaciones del geoquímico Javier Sánchez España, miembro del IGME. En 1986 más de 1.700 habitantes de las orillas del lago Nyos, en Camerún, murieron asfixiados cuando una nube letal de dióxido de carbono brotó del agua.

Los expertos aseguran que es difícil que se produzca en Huelva una erupción mortal, pero es mejor prevenir. Por ello, Sánchez España y su equipo llevan año y medio trabajando en la Corta, donde han instalado dos pequeñas tuberías de unos sesenta metros, ancladas al fondo y sujetas con boyas, por donde va ascendiendo el gas en pequeños volúmenes. "Esperamos que a partir de septiembre la Junta nos dé permiso para instalar una tubería más ancha, de 9 ó 10 centímetros de diámetro, para poder desgasificar la laguna totalmente en 7 u 8 meses", señala Sánchez.

Los habitantes de la zona viven esta situación con tranquilidad. "En Huelva no hay temor a que suceda algo parecido a lo de Camerún. El Instituto Geográfico lleva años trabajando en la Corta con un sistema que se ha demostrado que es válido, ya que el anhídrido carbónico o dióxido de carbono se evapora al contacto con el aire", comenta José Suárez, presidente de la Asociación Herrerías, dedicada a la recuperación del patrimonio minero de Puebla de Guzmán.

El peligro de una erupción límnica es muy escaso, pero hace 18 años tampoco se podía predecir que la balsa minera de Aznalcóllar se fuera a romper y a causar el mayor desastre ecológico de la historia de España. La Junta confirma por fin que financiará la instalación del tubo extractor antes de que se pueda producir esa hipotética erupción mortal. "Desde mayo del 2015 tienen un informe confidencial que les enviamos para que supieran lo que ocurría, pero nadie se puso en contacto con nosotros, hasta ahora", se lamenta el geofísico.

El lago asesino onubense procede de la actividad minera y su erupción masiva e inesperada no podría superar las paredes de roca que le rodean. El problema es que salga de repente y elimine el oxígeno, lo cual crearía una nube irrespirable. Pero en la Corta Guadiana no se extendería, ya que al pesar más que el aire, se quedaría estancado y se disolvería.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas