A Fondo A Fondo
viernes 18 de marzo de 2016

Anunciaron el hallazgo de un dinosaurio en Neuquén

La especie vivió en el fin de la etapa cretácica y que media entre cinco y seis metros de largo.

La Dirección de Patrimonio Cultural de Neuquén anunció el jueves el hallazgo de los restos fósiles de un abelisauro.


La Dirección de Patrimonio Cultural de la provincia de Neuquén anunció este jueves el hallazgo de los restos fósiles de un abelisauro, una especie que vivió hace 66 millones de años, en el fin de la etapa cretácica y que media entre cinco y seis metros de largo.


Al animal se lo llamó "Viavenator exxoni", que significa "el cazador del camino de Exxon", en reconocimiento a la empresa Exxon Mobil, por el apoyo brindado en la preservación y resguardo del patrimonio paleontológico del área conocida como La Invernada, en la localidad neuquina de Rincón de los Sauces.

Desde el gobierno provincial informaron que el hallazgo del ejemplar será presentado en el Museo Argentino Urquiza de esa localidad el lunes a las 11.30, y el acto contará con la presencia de la directora de Patrimonio Cultural de la provincia, arqueóloga Claudia Della Negra; el intendente de la localidad, Marcelo Rucci; y autoridades de Exxon Mobil.

Además, de la presentación participarán los coautores del trabajo científico, entre los que se destacan Leonardo Filippi, Ariel Méndez, Rubén Juárez Valieri y Alberto Garrido.

La excelente preservación y la significativa información que aportó el ejemplar resultaron relevantes para avanzar en el conocimiento de este grupo de terópodos, los abelisaurios, según se consignó desde el Museo Argentino Urquiza.

El Viavenator es el primer ejemplar dado a conocer de una serie que han sido recuperados en la zona de La Invernada y desde el Museo se informó que continúan las tareas de preparación de fósiles que se hallaron en la zona.

Los Abelisauros vivieron a finales del período cretácico en la Patagonia Argentina. Se estima que estos ejemplares alcanzaron una longitud de 7 metros, tenían un peso medio que podía alcanzar los 2.000 Kilogramos y eran exclusivamente carnívoros.

Además se desplazaban erguidos sobre sus extremidades posteriores y poseían enormes garras que utilizaban para acuchillar a sus presas. Sus dientes eran muy afilados, con lo que podían desgarrar fácilmente a los animales que cazaban al tiempo que se movían velozmente gracias a sus poderosas patas traseras.
Fuente: Télam

Más Leídas