A Fondo A Fondo
sábado 30 de abril de 2016

Al narcotráfico también se lo pelea en internet

La información sobre estupefacientes da batalla en la biblioteca legal, donde no hay unificación de criterios.

La venta de drogas sintéticas por Internet se investiga como un delito de la misma manera que se hace cuando se comercializa de persona a persona, en tanto la información sobre estupefacientes da batalla en la biblioteca legal, donde no hay unificación de criterios.

"Investigamos el delito de comercialización de drogas tal como lo hacemos en cualquier investigación, lo que sí cambia es la necesidad de tener un conocimiento bueno y permanente de las tecnologías, y el trabajo coordinado con personal de aduana, migraciones, correos y fuerzas de seguridad de otros países", explicó a Télam Horacio Azzolín, titular de la Unidad Fiscal Especializada en Ciber-delincuencia (Ufeci).

El tráfico de sustancias ilícitas "se debe probar, sea por Internet o de persona a persona, pero el compartir información sobre drogas no se considera en general un delito, sobre todo en un contexto donde se criticala política de drogas", señaló el abogado Alejandro Corda.

El profesional es parte del equipo de la asociación civil Intercambios que trabaja la temática en Argentina e integra el Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC), una red mundial conformada por 134 ONGs.

Los especialistas coinciden en que la llamada "web profunda" a la que sólo se accede a través de herramientas como TOR, un navegador creado para preservar datos de los usuarios, es el gran desafío cuando se apunta al aspecto jurídico.

Hasta hace dos años Silk Road (Ruta de la Seda) era el gran mercado del tráfico de drogas en Internet, sitio que fue cerrado por el FBI y su creador, Ross William Ulbricht, de 31 años fue detenido en San Francisco, California. El hombre fue apresado en 2013 y el año pasado fue condenado por siete cargos, que incluían tráfico de drogas, lavado de dinero y piratería informática..

Este juicio generó un gran debate en redes sociales y de hecho, la IDPC ya identificó una nueva Silk Road que agrega el término "reloaded", es decir, recargado.

"Es muy difícil legislar en este terreno donde hablamos de apología de delito. De hecho, la revista THC, la publicación de cultura cannábica, fue denunciada, pero no toda información compartida es delito. Lo es si se demuestra que hay tráfico", detalló Corda.

Intercambios trabaja la temática desde los años '90, cuando "sin dudas era considerado apología del delito el compartir información sobre drogas. Hoy no me imagino a un juez condenando a alguien por esto", agregó el abogado.

Azzolín insistió en que "los sistemas de investigación y las leyes se aplican en Internet como en el mundo físico. Antes se compraba drogas por correo, ahora por Internet. Si logramos identificar al vendedor y comprador, le corresponde ser juzgado según las leyes penales".

Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas