A Fondo A Fondo
miércoles 01 de junio de 2016

Advierten que el fenómeno La Niña acecha la próxima cosecha

El componente climático tuvo un peso determinante sobre todo en el período de la campaña 2015-2016, que con la cosecha de soja, maíz y sorgo ya llega a su final.

En junio no se generarán nuevos problemas de cosecha, se sembrarán trigos tardíos y para la campaña gruesa ya en septiembre llegaría el fenómeno La Niña con sequía, según un reporte privado.

La Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) destacó que, además los suelos, en gran parte de la región pampeana, están con las "napas al cuello". El componente climático tuvo un peso determinante sobre todo en el período de la campaña 2015-2016, que con la cosecha de soja, maíz y sorgo ya llega a su final.

Así, de prever récords de rindes se la pasó a un abril en el que las lluvias inclinaron la balanza hacia pérdidas cuantiosas en el agro. "La campaña mostró varios aspectos de mucho efecto sobre el sistema de producción agropecuario en Argentina. Se desarrolló bajo la neta influencia de un Niño en el Pacífico ecuatorial central y las consecuencias fueron la de un permanente aumento de nubosidad atmosférica que ingresaba desde el norte", aseguró el experto.

Aiello señaló que "con esto, y el pasaje de sistemas meteorológicos, se generaron montos de lluvias por encima de los valores normales". También añadió que "en lo que resta de junio no se generarán nuevos problemas de cosecha, excepto los que ya están instalados, y el impacto adverso fue muy fuerte para los sectores de la Pampa Húmeda".

Aseguró que en junio-julio las lluvias oscilarán alrededor de sus valores normales ya que "no hay un argumento fuerte para decir otra cosa" y que se sembrará trigo y cebada tardíos.

"En los lotes donde pueda sembrarse, los perfiles de humedad son excelentes. Donde no se pueda, se irá a siembras tardías y su concreción será dependiente de los mecanismos físicos que puedan mejorar el piso de los mismos. Pero esta cuestión es dependiente de fenómenos de escalas chicas", indicó.

Para Aiello en la franja central del área agrícola, la estrategia fue cuidar el agua en los suelos para producir más, "siempre pensando en estrategias defensivas contra la sequía". GEA señaló que en los últimos 3 años, se pasó de tener las napas de los 14 metros a 2 metros (de la superficie), en gran parte de la Región Pampeana y hasta verlas aflorando en los suelos.

En tanto el director de GEA expresó que "el aumento de la napa freática es dependiente de un balance donde su mayor componente es sin dudas la precipitación" mientras que ratificó que La Niña acecha la campaña de granos gruesos que empieza en la primavera.

"El aumento de la napa freática se da por lluvias y escurrimientos (superficiales y profundos) y "la salida de agua y su descenso en napas" por percolación (que se inhibe cuando la napa freática es muy cercana a la superficie), evapotranspiración y escurrimientos", dijo. Respecto de la campaña gruesa 2016-2017 afirmó que se viene una Niña: hoy los modelos muestran una alta probabilidad de su instalación.

"Hay que prepararse para una Niña que se instalaría hacia septiembre 2016, y estaríamos transitando la campaña gruesa 2016/2017 bajo el peor escenario Pacífico dependiente. Creo que esto es lo que hay que seguir hoy con mucha atención. Se pueden dar interesantes impactos negativos para la producción de la próxima gruesa, pero como dije hay que seguir esto bien de cerca", manifestó.
Fuente: Noticias Argentinas

Más Leídas